big4living-blog-por-que-no-debes-usar-el-raton-en-excel

Los profesionales que se manejan en Excel sin levantar las manos del teclado no solo ganan en agilidad y eficiencia, sino que dan una imagen profesional.

En los servicios profesionales dedicas un tiempo importante de tu día a día trabajando en Excel para hacer planificaciones, presupuestos, tratamiento y análisis de datos, modelos financieros, etc. Pero no solo eso, muchas veces lo haces delante de equipo, supervisores y clientes.

Los atajos del teclado y escribir las fórmulas son tus mejores aliados. No solo permiten ahorrar un valioso tiempo mientras trabajas en Excel, sino que dan una poderosa imagen de control. ¡No hay nada peor que ver a un profesional moverse torpemente mientras usa Excel!

En este sentido, seguro que conoces y dominas el clásico Control C (para copiar), Control X (para cortar), Control V o Enter (para pegar), Control Z (para deshacer) y Control Y (para rehacer). Pero ¿es esto suficiente? La respuesta es un rotundo no.

Algunos atajos que te permiten moverte rápidamente son:

  1. Seleccionar columna(s): Marcar la(s) ceda(s) y usar el Control Espacio
  2. Seleccionar fila(s): Marcar la(s) ceda(s) y usar el Shift Espacio
  3. Insertar columna o fila: Marcar una columna o fila y usar el Control +
  4. Borrar columna o fila: Marcar la(s) columna(s) o fila(s) y usar el Control –
  5. Moverse hasta la última celda con datos: Control Derecha/ Izquierda/ Abajo/ Arriba
  6. Seleccionar todas las celdas hasta la última celda con datos: Shift Control Derecha/ Izquierda/ Abajo/ Arriba
  7. Seleccionar una matriz de datos: Control E
  8. Dar formato: Control Shift 1 (número)/ 4 (moneda)/ 5 (porcentaje)
  9. Moverse entre pestañas: Control AvPag/ RePag
  10. Crear tus atajos: Si no sabes el atajo, pulsa Alt y te saldrán letras en la cinta superior para ir moviéndote por las distintas funciones. Ej. Alt O V S para el pegado especial. Recuerda, ¡soltar el teclado para coger el ratón es el mayor ‘time-eater’ y el enemigo a batir!

Este artículo no pretende ser exhaustivo en cuanto a los atajos a usar porque dependerá de cada uno lo que finalmente necesite. Nuestra intención es resaltar la importancia de hacerlo y, más importante, convertirlo en un hábito hasta que te salga de forma natural.

Igual que los deportistas de alto nivel entrenan movimientos aislados repetidas veces hasta que se convierte en un movimiento natural, intenta repetir estos atajos hasta que no necesites usar el ratón. Pronto comprobarás cómo obtienes una mejora importante en tu trabajo diario.

Una vez hayas convertido esta forma de pensar en un hábito, cuando identifiques que necesitas usar continuamente el ratón para una función concreta, investiga cuál es el atajo correspondiente e inclúyelo en tu rutina. Así irás creando tu propia “caja de herramientas”.

Conclusión

Debes conseguir independizarte del ratón por (o casi por) completo. Si lo consigues ganarás agilidad y eficiencia, dedicando el ahorro de tiempo a analizar en lugar de trabajar para conseguir la información. Adicionalmente, conseguirás dar una imagen de mayor control y profesionalidad.